InversionUna inversión en el momento que es, con las personas que son y con un propósito que es, definitivamente es una bendición.  Sin embargo, hay muchos detalles (o un poco más que detalles) para tener en cuenta y errores pueden resultar muy caros, más que todo para emprendedores inexperimentados.

Primero, vuelvo y repito, una inversión o un crédito no es para tapar un negocio que está funcionando mal, en este caso solamente aumentaría los problemas.  Una inversión funciona para escalar un negocio que ya está funcionando, que ha mostrado que es rentable o que llega a ser rentable sin duda y que ha demostrado que es repetible.  Estos números tienen que ser muy claros e impecables.

Si se trata de inversión, es importante tener en cuenta que hay diferentes tipos de inversión, para diferentes fases del emprendimiento, por lo general, el primer paso es mirar entre amigos, familia y “locos” (FFF, Friends, Family and Fools, en Inglés) para una primera inversión.  Después lo primero es capital semilla, que son pequeñas cantidades y es facilitado para experimentos y construcción del modelo de negocios.  Luego siguen los ángeles inversionistas, que son individuos con recursos económicos a su disposición (por lo general propios) que quieren invertir y contribuir, con frecuencia no solamente en dinero, sino también en conocimiento, experiencia y contactos.  Después sigue venture capital, fondos de inversión que son más profesionales en naturaleza, facilitan montos más grandes en una fase más avanzada y validada de la construcción del modelo de negocios.   En Colombia hay buenas opciones de buscar apoyo financiero por medio de las instituciones, como por ejemplo el SENA Fondo Emprender o Innpulsa.

Si en algún momento hay que buscar inversionistas fuera del país, hay que tener en cuenta que un inversionista del exterior solamente invertiría si ya hay un inversionista local, porque para él, es una buena señal, que un inversionista que conozca el mercado y las circunstancias locales, tenga confianza en el modelo de negocios.  Desde el exterior es difícil conocer el mercado local, así que un inversionista local, que si lo conoce, genera más confianza en el inversionista de afuera.

Siempre es importante tener muy claro las condiciones, requerimientos, el control y la influencia que el inversionista pueda llegar a tener.  Particularmente para ángeles inversionistas, que son individuos que cuentan con recursos económicos que deseen invertir, es importante averiguar hasta qué punto quieren o deben involucrarse en la empresa.  Como a veces hay ángeles que realmente tienen un conocimiento muy útil y pueden contribuir mucho a la empresa, también hay ángeles que no.  Otro tema es el tiempo que van a tener disponible para la empresa y el control que quieren tener.  Es muy importante dejar todo esto claro para evitar problemas después, se recomienda hacer una asesoría especializada para hacer que el acuerdo queda lo mejor posible.

Los fondos de venture capital pueden ser más profesional, igual es importante conocer bien los acuerdos y negociar para tener claridad y un sentido de justicia.

Con un mal acuerdo y en el peor de los casos, el emprendedor pierde control de su empresa por una diferencia de opiniones y el inversionista se queda con ella.  Por lo tanto, es importante evitar problemas y buscar unos acuerdos muy claros, una salida del inversionista dentro de un tiempo estimado y más que todo, una participación adecuada y balanceada.